Uno de los mejores arqueros de la ​Liga MX en la actualidad es el argentino Agustín Marchesín, del ​Club América, quien desde que llegó a México demostró su gran calidad en ​Santos Laguna, donde ganó un título de liga y posteriormente llegó a la institución azulcrema para repetir la misma hazaña apenas en el último certamen.



Gracias a sus brillantes actuaciones en el balompié azteca estuvo a nada de ir al Mundial de Rusia 2018 con la Selección Argentina pero al final Jorge Sampaoli lo cortó de la lista final y ahora en la nueva era de Lionel Scaloni regresó ya que fue convocado para la Fecha FIFA de marzo contra Venezuela y Marruecos.


Y para hablar sobre el cancerbero sudamericano quien mejor que el técnico que lo debutó hace diez años en un Lanús contra Gimnasia y Esgrima de Jujuy, Luis Zubeldía, ya que le vio cualidades que pocos porteros pueden presumir, aparte indicó que el único límite que tiene es el que él mismo decida ponerse.



“Siempre digo que Marchesín es un arquero que no tiene techo, que el techo futbolístico se lo va a poner él, todavía sigue siendo joven para la posición que ocupa y me parece que esto debe ser un trampolín para ir por más, para no relajarse, para no estancarse”, indicó al Diario Récord su compatriota.


“Hace diez años atrás con un joven no era normal ver a un arquero tan elástico, que entendiera el juego con los pies. Además a esto, hay que sumar su personalidad, son condiciones que hicieron que me llamara la atención. El techo se lo va a poner él en su cuidado personal, en su crecimiento como persona, en su control emocional. Son cosas que dependen más de él que de la Liga y que del entrenador en turno”, añadió.



Asimismo, el extimonel de los Guerreros de La Comarca también charló también sobre los defectos que tiene el nacido en San Cayetano, su temperamento, algo que le cuesta controlar ya que lo lleva a ser impulsivo y meterse con el árbitro o los jugadores sin importarle si es un joven o un veterano.


“Él fue bastante excéntrico, nunca se fijó en la edad ni a quién le decía algo. Siempre tuvo independencia en ese sentido y más de una vez le ha jugado una mala pasada, porque no es de las personas que se guarda algo. Es muy impulsivo para manifestar algo, para lo bueno y lo malo. Es muy espontáneo, muy frontal. A veces uno quisiera que esté más calmo, que controle su ansiedad, pero es parte de su personalidad”, explicó el actual técnico de El Granate.



Por otro lado, El Príncipe compartió una anécdota de la juventud del guardameta azulcrema, cuando Agustín Pelletieri, un histórico exmediocampista del Lanús, lo vio entrenar y desde ese instante se dio cuenta que iba a ser un ‘fenómeno’.


“Antes de debutar, en un trabajo de táctica fija, estaba (Marche) de arquero para los suplentes. Les pedí a los atacantes que mandaran centros y él los descolgaba todos. Uno de los titulares, Agustín Pelletieri, un jugador muy conocido acá en Lanús me dijo: ‘Luis, este arquero es un fenómeno’. Me quedó muy grabado eso porque a los poquitos días tuve la oportunidad de hacerlo debutar y una de las cosas que me animó fue que trabajara de esa manera”, finalizó.


¡No te olvides de seguirnos también en nuestra cuenta de Instagram, @90min_es!