​El ​FC Barcelona continúa de obras, y no me refiero a que estén remodelando los baños del Camp Nou, si no a que se encuentra inmerso en una renovación de su centro del campo, uno de sus factores más desequilibrantes en la última década. 


Después de la llegada de Arthur Melo el pasado verano, el ​fichaje de Frenkie de Jong en enero, aunque no llegará hasta la época estival y la más que probable llegada, después de mucho luchar por él, de Adrien Rabiot, ahora en Can Barça se pone a tiro otro de los objetivos principales de estos años.


Hablamos de Saúl Ñíguez, el joven pero ya experimentado centrocampista del ​Atlético de Madrid que, como suelen decir, "lo mismo te vale para un roto que para un descosido", pues la polivalencia es una de sus mayores virtudes. En Barcelona ya intentaron hacerse con los servicios del español en el verano de 2017, pero finalmente ambas partes no llegaron a un acuerdo y el futbolista decidió quedarse en Madrid para ser uno de los estandartes del equipo.


FBL-ESP-LIGA-ATLETICO-BARCELONA


Sin embargo, el interés del FC Barcelona sigue ahí y así será durante muchos años porque Saúl se ha descubierto como uno de los mejores mediocentros a nivel tanto nacional como internacional de la actualidad, a lo que hay que sumar la posibilidad de crecimiento y la carrera que a sus 24 años tiene aún por delante. El ilicitano encajaría perfectamente en el esquema de juego blaugrana y no tardaría en adaptarse a cualquier puesto que tuviese que desempeñar.


Después de que el intento culé de 2017 fracasase parecía complicado que Saúl se plantease cambiar Madrid por Barcelona tan solo dos años después pero su fichaje por la agencia de representación Stellar Group hace que en Can Barça vuelvan a ver posible su llegada. A priori un cambio de representantes no parece un factor muy influyente en un cambio de equipo, a no ser que te represente Jorge Mendes y seas portugués, entonces seguro que acabas en el Wolverhampton Wanderers inglés.


FBL-ESP-LIGA-ATLETICO-BARCELONA


Pero es que en las últimas fechas la relación entre la nueva empresa que se encargará a partir de ahora de la representación de Saúl y la directiva azulgrana ha crecido notablemente. Hace tan solo un mes uno de los futbolistas de Stellar Group, Ilaix Moriba, jugador del juvenil, firmó la renovación más alta en la historia de La Masía, y la más que probable salida de Jasper Cillessen en verano llevaría al puesto de portero suplente a Iñaki Peña, representado también por la misma agencia que Saúl.


Evidentemente todo esto no son más que especulaciones pues Saúl Ñíguez tiene contrato con el Atlético hasta 2026 y los colchoneros lo han atado con una cláusula de rescisión de 150 millones de euros. En Barcelona no parecen estar dispuestos a desembolsar tal cantidad por el futbolista pero se habla de una probable oferta que rondaría los 100 millones, si esto se convierte en una realidad, quedaría en manos del club y del propio Saúl su futuro.