​El ​FC Barcelona quiere renovar su centro del campo a base de talonario. Si en este pasado mercado invernal desembolsó 75 millones de euros fijos para asegurarse la llegada de Frenkie de Jong la temporada que viene, ahora el club azulgrana ha fijado su mira en otro centrocampista, en este caso de LaLiga. Estamos hablando del jugador del ​Atlético de Madrid, Saúl Ñíguez.


Y es que, tal y como ha publicado el diario As, el conjunto catalán estaría incluso dispuesto a pagar una auténtica millonada para convertir al futbolista ilicitano en el fichaje español más caro de la historia. Concretamente, la oferta rondaría los 110 millones de euros. La única pega es la competencia del Chelsea, que tenía previsto acometer el fichaje de Saúl y pagar su cláusula valorada en 150 millones. Pero la sanción que le impide fichar hasta 2020 ha trastocado todos los planes de los 'blues' y por tanto el Barça tendría vía libre en este sentido.

Esta compra supondría la venta definitiva de Ivan Rakitic, que actualmente está descontento con el Barça según afirma la prensa de la ciudad Condal porque no ha recibido la propuesta de renovación que estaba esperando. A sus 30 años, el croata quiere conseguir su último gran contrato y de no recibirlo en su actual equipo podría marcharse. En caso de apalabrar a Saúl, la salida de Rakitic sería algo que vendría bien a las dos partes.


Además, el centrocampista cuenta con el interés de varios clubes que andan detrás de él. Según la Gazzetta dello Sport, el Inter de Milán es el mejor colocado y podría proponer alrededor de 35 millones de euros. Aunque la idea del Barça es la de al menos sacar 45 'kilos', que irían destinados a sufragar parte de la compra de Saúl.


El que por ahora no lo vería claro es el propio futbolista, que está contento en el Atlético de Madrid, el club de sus amores, pero que no ve con buenos ojos esa diferencia salarial que hay después de la última renovación de Griezmann. En caso de desencuentro con el club, su intención sería la de continuar en LaLiga, por lo que el Barça sería su primera opción.