​El papel de ​Racing ayer en el Monumental ante ​River estuvo muy lejos de lo que todos esperábamos. El puntero del campeonato estuvo bastante por debajo del nivel que venía exhibiendo en las últimas fechas, y con el 0-2 sin atenuantes volvió a llenar de dudas a todos sus fanáticos.


Eduardo Coudet, entrenador de la Academia, había decidido que Ricardo Centurión comenzara el partido en el banco de suplentes, algo que no cayó para nada bien en el "10" del equipo, quien no quiso hacer la entrada en calor con el resto de sus compañeros.


Sin embargo, lo peor ocurrió luego. Cuando el "Chacho" lo llamó para mandarlo a la cancha, Ricky se mordió el labio inferior, agachó la cabeza y se dirigió hacia el banco, donde arrojó la pechera de mala manera. 


Ya listo para ingresar, y mientras recibía las habituales indicaciones, el ex Boca empujó al DT sacándoselo de encima, con evidentes síntomas de calentura. Coudet decidió hacerlo entrar igual, más allá del mal momento que le hizo pasar su dirigido.


Si bien tras el encuentro el "Chacho" quiso poner paños fríos ("No hablo de casos individuales", dijo tras la pregunta sobre el tema), durante la mañana del lunes se decidió que el jugador ya no se entrene con el primer equipo.


¿Cómo seguirá la historia?