Sergio Reguilón es una de las nuevas sensaciones del​ Real Madrid. El malísimo estado de forma de Marcelo es notorio y el joven español ​ha adelantado al brasileño en la carrera por el puesto titular en el lateral izquierdo, algo que se antojaba imposible hace unos meses.


Reguilón está dando una gran solución a Solari para cubrir el lateral izquierdo, ya que cuando lo hace Marcelo todos los ataques del equipo rival de producen por esa banda. A eso se le suma su mal estado de forma, el cual pudimos comprobar en el anterior Clásico de Copa cuando Malcom consiguió marcar el gol del empate a 1. 


Marcelo no solo deja huecos en defensa, sino que no es el mismo en ataque y se proyecta con menos violencia y precisión de la que nos tenía acostumbrados. La presencia de Vinicius en banda no le deja tanto espacio y no le permite brillar como cuando estaba Cristiano, que iba más al centro y le dejaba a Marcelo la banda libre.


Marcelo


Reguilón ha visto los fallos de Marcelo y ha intentado corregirlos exitosamente. En defensa es mucho más aplicado que el brasileño y no necesita incorporarse tanto al ataque, ya que en la banda izquierda, ofensivamente hablando, el que manda es Vinícius. Con la salida de ​Ronaldo ha cambiado el esquema del equipo y el brasileño no ha podido adaptarse. 'Regui' pasó de ser el niño al que ​Sergio Ramos le dio un pelotazo, a un jugador clave en la escuadra que pronto será indiscutido en su posición. Su clase y la forma en la que se desempeña libera de dudas al entrenador, Santiago Solari, y le da un nuevo dilema a Luis Enrique que, como todos sabemos, no es fanático de Jordi Alba.