​La madrugada del sábado 9 de febrero se vio manchada por un acto de violencia en la ciudad de León. Aficionados del ​Club Esmeralda se reunían afuera de su estadio para emprender un viaje a la Ciudad de México y apoyar a su equipo en el partido que jugarían contra el América.


Según el periódico AM, a las 2 de la mañana de dicha fecha un hombre a bordo de un taxi se bajó del vehículo para disparar a los aficionados, se volvió a subir y huyó. Dos hombres resultaron heridos; el primero, de 23 años, recibió una herida por arma de fuego y fue trasladado al hospital; el segundo, de 31 años sufrió quemaduras por rebote de esquirlas.


De acuerdo a dicha fuente: "Los jóvenes estaban afuera del Estadio, cuando un hombre a bordo de un taxi se acercó a ellos. Se bajó y disparó contra ellos, sin que se sepa si el ataque era directamente contra alguien. El responsable volvió al taxi y huyó, no se reveló el número económico de la unidad."

Luego de que los testigos llamaran a las autoridades se comenzó una búsqueda por el responsable del atentado, la cual hasta el día de hoy no ha tenido éxito. 


El ataque no pasó a mayores y no hubieron víctimas fatales.​