​La situación de Álvaro Morata parece que se solucionara en breve. No es algo fácil porque deben encajar muchas piezas y hay muchos clubes de por medio. Pero todo apunta que Morata jugará, al menos lo que resta de temporada, en el ​Atlético de Madrid del Cholo Simeone y el delantero español dejará atrás la Premier. Morata llegaría en condición de cedido. El ex del Real Madrid quiere reivindicarse y lograr la regularidad que lo llevo a triunfar en la Juve y al Chelsea a pagar 80 millones por él.



Según informa Tiempo de Juego de la Cope, Morata firmó ayer el contrato que lo vinculará con los rojiblancos hasta final de temporada. Pero el camino no ha sido nada fácil. La condición del Chelsea para soltar al delantero era la llegada de Gonzalo Higuain, al que Sarri ya le sacó el máximmo rendimiento en el Nápoles. Una vez cerrada la incorporación de Higuain, cuyos derechos eran del Milan pero cedido por la Juve, la dirección técnica del club londinense aceleró la salida de Morata, que ya no fue convocado para el partido frente al Arsenal.


Por otro lado, el​ Atlético también debe sanear la plantilla para que encaje Álvaro Morata. Las salidas de Gelson al Mónaco y probablemente también de Kailnic cuadrarían las cuentas de Simeone, que tendrá en el equipo su delantero tan deseado. Pero no solo el Atlético se ha interesado en el delantero. Otros equipos de Europa habrían contactado también con Morata, entre ellos el​ Barcelona. Pero el deseo del español es volver al club por el que pasó las categorías inferiores.

Diego Pablo Simeone


Lo que falta por determinar es si la cesión incluirá opción de compra o no. El Chelsea aún confía en el crecimiento de futbolista pero, si al final se incluye esa cláusula, rondaría los 60 millones de euros.