​El ​Real Madrid consiguió una grandísima victoria que le coloca tercero en Liga. Los de Solari cuajaron una gran segunda parte y pese a la falta de gol consiguieron perforar la red del rival con un golazo de Casemiro y otro de Modric.



LO BUENO: La salida del Madrid en la primera y segunda parte


El conjunto de Solari saltó bien al partido, concentrado y con un gran nivel de intensidad. Movió rápido la pelota de un lado para otro y sus jugadores se desmarcaron a menudo, pero no consiguieron abrir la lata ante un Sevilla muy bien trabajado, solidario y bien colocado siempre. Tan sólo Vinícius y un poco de Benzema fueron los que crearon peligro en la portería rival. Y es que cada vez que le llegó el balón al brasileño había sensación de peligro. Un jugador que ha demostrado ser diferente y que tiene uno contra uno.


En el segundo tiempo, Solari les dio a sus jugadores una consigna clara, y es que tiraran a portería. Modric, Carvajal y Ceballos se echaron al equipo a la espalda y capitanearon los ataques locales. Encerraron al Sevilla en su área pero una vez más se toparon con la falta de gol.


LO MALO: El equipo sigue sin conseguir hacer un buen partido de principio a fin


Sin embargo, la sensación de peligro y de embotellamiento sobre el rival le duró a los blancos quince minutos en la primera parte. Tras el primer cuarto de hora, el Madrid bajó el nivel de la presión y dejaron a los centrocampistas rivales recibir entre líneas. Sarabia y el 'mudo' Vázquez tocaron y se asociaron con sus compañeros y tuvieron ocasiones para dar la sorpresa en el Santiago Bernabéu.


LO FEO: El Madrid sigue acusando la falta de gol


Probablemente fue uno de los mejores partidos de la 'era Solari', pero el Madrid sigue evidenciando una falta de gol preocupante. Y es que con Benzema arriba, el francés baja a recibir, cae a banda y se mueve mucho, pero el equipo no tiene una referencia arriba, un rematador que vaya a los centros de Lucas o Vinícius por las bandas.


Esto hizo que fueran los centrocampistas Modric, Ceballos y Casemiro los que tuvieron más ocasiones con tiros desde fuera del área. De hecho, el último fue el que consiguió marcar con un golazo ante el que no pudo llegar el arquero rival y Modric 'mató' con el 2-0 en los últimos minutos.