​El delantero inglés del DC United Wayne Rooney no será sancionado por el club luego de su incidente en el mes de diciembre, en el cual fue arrestado por intoxicación pública en el aeropuerto de Washington.


El jugador se reunió con el presidente ejecutivo Jason Levien y con el vicepresidente del equipo Sam Porter para conversar en relación a estos hechos. Luego se conoció que el delantero estrella no será sancionado por esta situación.

En el reporte que dio el Washington Post se conoció que Rooney había ingerido tres bebidas alcohólicas y una pastilla para dormir y además abrió una puerta prohibida, lo cual activó una alarma. Al ser consultado por las autoridades el jugador no sonaba coherente en sus respuestas y por eso fue detenido por varias horas.


El equipo se reunirá en su totalidad el 21 de enero para preparar la nueva campaña de la MLS.