​La​ UEFA introdujo en 2010 una medida que según el propio organismo serviría para "mejorar la salud financiera de los clubes europeos", obligando a los clubes a gastar dentro de sus posibilidades económicas y así terminar con las deudas para evitar equipos en quiebra. 


Una norma que venía a decir algo así como que los clubes debían haber pagado todas sus facturas y luego, con el dinero que les sobrase y una pequeña aportación que podría hacer el propietario del club o alguna persona relacionada, podrían realizar sus fichajes.


Southampton FC v Manchester City - Premier League


La UEFA amenazaba al imponer esta ley de las consecuencias para aquellos clubes que no la cumpliesen, entre las que destacaban la más dura de las sanciones: la expulsión de las competiciones organizadas por el organismo europeo del fútbol. Un duro castigo para aquellos clubes que, buscando aspirar a convertirse en reyes de Europa, se pasasen de la raya.


Esa misma amenaza es la que recae ahora sobre el Manchester City. Algunos medios ingleses como The Telegraph o Daily Mail informaban ayer mismo sobre la noticia de que el club inglés podría ser excluido de la ​Champions League debido a un caso de dopaje financiero. Según informan, la UEFA y la propia Premier League estarían investigando una serie de correos electrónicos relacionados con el dinero ingresado por patrocinios dentro del club 'sky blue'. Al parecer habría 59,5 millones de libras de 2015 procedentes en teoría de Etihad, la empresa que pone nombre al estadio 'citizen', que habrían sido ingresados realmente por los dueños de Abu Dhabi United Group, la empresa propietaria del equipo.


Standard Liege v KSC Lokeren OV - Belgian Pro League


Teniendo esto último en cuenta, las declaraciones del director del Comité de Control Financiero de la UEFA, Yves Leterme, al portal belga Sport and Strategy y recogidas por los diarios británicos toman sentido. Leterme afirmó que: "Si es verdad lo que se ha escrito, puede haber un serio problema. Puede llevar a la sanción más dura: la exclusión de las competiciones de la UEFA", una clara advertencia al equipo de Pep Guardiola.