​Desde su llegada a la dirección técnica de ​River a mediados de 2014, Marcelo Gallardo no paró de acumular títulos y momentos que quedarán para la historia. Ganó prácticamente todo lo que se propuso y tuvo una sorprendente superioridad en los partidos que disputó ante Boca Juniors, el rival de toda la vida.


Todo comenzó con la Copa Sudamericana de ese año, donde venció al conjunto azul y oro en semifinales con el recordado gol de Leonardo Pisculichi. A comienzos de 2015 levantó la Recopa Sudamericana ante San Lorenzo y logró su primer ​Copa Libertadores como DT, (también eliminó a Boca) tras haberla logrado en 1996 como futbolista Millonario. También alzó la Suruga Bank: sólo cayó en la final del Mundial de Clubes ante el Barcelona de Lionel Messi.


River Plate v Boca Juniors - Copa CONMEBOL Libertadores 2018

En 2016 las alegrías no pararon. Volvió a ganar la Recopa Sudamericana, ganó su primer título nacional, la Copa Argentina 2015/16, que conquistó nuevamente en 2017 tras la dura derrota ante Lanús en la Libertadores. ¿Y Boca? Lo volvió a vencer, en La Bombonera y con baile. 


A principios de este año, le ganó la Supercopa Argentina a Boca cuando el equipo pasaba por un pésimo momento futbolístico, y en el duelo más importante de la historia volvió a superar al Xeneize en la final de la Copa Libertadores 2018.


FBL-RECOPA-RIVERPLATE-SANTAFE

Los nueve títulos que alcanzó el Muñeco (tiene la chance de llegar a 10 de ganar el Mundial de Clubes) lo puso en la misma línea que Ramón Díaz, que cosechó la misma cantidad de trofeos, aunque con dos salvedades: lo logró en tres ciclos, y apenas dos fueron internacionales.


Sin ánimos de menospreciar lo hecho por el nacido en La Rioja, Gallardo se convirtió en el mejor entrenador en la historia del club, no sólo por la cantidad y la cantidad de trofeos, también por los siguientes aspectos:


-Visión para los refuerzosLeonardo Pisculichi, Gonzalo Martínez, Lucas Alario, Ignacio Fernández, Javier Pinola, Marcelo Saracchi, Ignacio Scocco, Rafael Santos Borré, Franco Armani, Lucas Pratto y Camilo Mayada son algunos de los futbolistas en los que el Muñeco depositó su confianza y le pagaron con creces.


FBL-LIBERTADORES-RIVER-GREMIO

-La relación con los futbolistas: En el fútbol argentino no es para nada simple mantenerse en un mismo club durante mucho tiempo, y una de las razones que explica la continuidad de Gallardo en River, más allá de los títulos, se explica desde el respeto  mutuo que hay entre el cuerpo técnico y los jugadores que van pasando.


-Los mano a mano ante Boca: De los 7 partidos que disputó, no perdió ninguno: cuatro triunfos y tres empates, con nueve goles a favor y tres en contra. En las cuatro competiciones que se enfrentaron salió campeón River, y dos fueron finales. Inigualable.


-Liderazgo y capacidad para el cambio: Su habilidad para corregir errores de manera inmediata y para plantear los partidos en base a la necesidad del equipo y teniendo en cuenta los defectos y las virtudes del rival hacen que casi todo le salga bien, y lo convierten en indiscutido.


Las únicas "deudas" que le quedan, y que seguramente querrá lograr por el hambre competitiva que tiene, son ganar un torneo local y el Mundial de Clubes. Uno lo puede saldar en los próximos días, con la gran chance de enfrentarse al Real Madrid en la final. Y para el otro deberá esperar un poco más, ya que en el actual certamen se encuentra 11°. Pero, si hay algo que Napoleón demostró en estos años, es que para él no existen imposibles. ¿Se le dará?