Probablemente el gol de chilena sea el más complicado de conseguir, un esfuerzo acrobático en el que intervienen prácticamente todos los músculos del cuerpo para realizar un vistoso movimiento en el aire que permite golpear el balón en una posición un tanto extraña.


Es común ver este recurso en algunos defensas con el objetivo de despejar balones sin importar hacia donde, pero lo más complicado, a parte de golpear la pelota que ya implica cierta dificultad a la hora de medir los tiempos, es darle ​una dirección al golpeo, por eso es tan complicado marcar.


Algunos jugadores son auténticos especialistas en este tipo de remates tan atractivos para la vista, como por ejemplo ​Zlatan Ibrahimovic, que en más de una ocasión le hemos visto anotar tantos de maneras inverosímiles y una chilena le llevó a ganar el Premio Puskas hace unas temporadas. Otros persiguen este gol durante años, incluso a lo largo de toda su carrera, y no lo consiguen.


Cristiano Ronaldo chilena ante Juventus


Uno de esos jugadores que lo ha buscado hasta la extenuación ha sido ​Cristiano Ronaldo, a quién hemos visto en muchos partidos intentarlo cuando se daba la oportunidad idónea; un balón aéreo que se queda un poco atrás con una altura y velocidad más o menos concretas, y un salto preciso para golpear al balón, pero normalmente enviarlo a la grada. Finalmente el astro portugués consiguió por fin firmar el gol que desde tanto tiempo ansiaba con marcar, lo hizo la temporada pasada, en las semifinales de la Champions League y ante toda una Juventus de Turín. El estadio enmudeció por un segundo para posteriormente romper en aplausos al luso mientras sus compañeros le felicitaban y sus rivales se miraban atónitos. 


La estrella de Madeira, que ha batido todos los records existentes de goles, tardó 33 años en conseguir anotar este gol de tan bella factura, y ahora un joven sub-23 le hace sombra. El lateral izquierdo del Rio Ave de la Liga Revelación portuguesa, Tiago André, hizo el que para muchos es ya el gol del año y claro candidato a llevarse el Premio Puskas en su próxima edición. Una chilena en los primeros minutos del partido ante Belenenses desde una de las esquinas del área grande, para rematar un córner botado desde la banda contraria, que supera al portero y se cuela por la escuadra tocando el larguero, imparable.



Tiago André tiene tan solo 21 años y lucha por ganarse un puesto en el primer equipo, que ocupa la sexta plaza de la clasificación en la liga portuguesa. Es un canterano del club de toda la vida que seguramente con este gol haya escrito en letras mayúsculas su nombre en la historia del equipo y, quien sabe, si de la historia si dentro de poco menos de un año levanta el Puskas como mejor gol del año.