​Este pasado domingo a punto estuvo de producirse una nueva tragedia en el mundo del fútbol. Y es que un ex jugador de ​LaLiga fue asaltado cuando iba en su coche y acabó recibiendo hasta seis disparos. Nos referimos a Juan Sebastián Quintero, que jugó la temporada pasada en el Sporting de Gijón y que este año milita en el Deportivo Cali. Afortunadamente, el defensor salió ileso.


Todo sucedió el domingo 11 de noviembre por la noche. El futbolista circulaba en su coche acompañado por su hermano menor en el barrio de la Alfaguara, en el municipio de Jamundí. Ambos se dirigían a reunirse con su padre para cenar cuando fueron sorprendidos por los asaltantes.


Así lo relató el padre de las dos víctimas en El País de Cali. "Habíamos quedado en cenar y cuando lo estaba esperando, recibí una llamada de un amigo que me informó lo sucedido. Le dispararon al carro en momentos en que Juan estaba con su hermano menor. La Sijín se puso al tanto de esta situación y después de revisar el carro de Juan, le dijeron que se había salvado de milagro. El fútbol no puede llegar a estos extremos", relató.

Todavía se desconoce el motivo de este suceso, aunque la Policía de Cali apunta como primera opción el intento de hurto. Según reza el comunicado de los agentes, fueron dos hombres que iban en motocicleta los que solicitaron al jugador que detuviera el coche, y cuando este lo hizo, sacaron un arma de fuego.


El propio Quintero también dio su versión de los hechos en algunos medios de comunicación. "Ya estaba llegando a mi apartamento cuando siento que me tocan el vidrio y ya estaba la persona con el arma dispuesta a dispararme; me dio como dos o tres segundos de reacción y yo aceleré. El disparo pegó en la puerta y mi hermano y yo salimos ilesos, por suerte. Apenas tocó el vidrio me apuntó con el arma y dijo: 'te maté'", confesó.


Tampoco se descarta que se trate de un caso de represalias de algunos fans del Deportivo de Cali. Y es que horas antes habían jugado un encuentro en el que ganaron 1-0 al Deportivo Pasto pero que no sirvió para que el Cali se metiese entre los ocho mejores, con lo que el ambiente estaba crispado entre algunos aficionados. Incluso el citado diario informó también que otros dos jugadores, Nicolás Benedetti y Jeison Angulo, habrían recibido amenazas. Por el momento no se sabe si ambos casos están relacionados con el asalto a Quintero, aunque todo da a entender que sí.