Alejados de los principales focos, la liga sudafricana nos ha mostrado que no hace falta ver a Messi o a alguno de los jugadores de las principales ligas para ver ​regates que dejen roto al rival.


Los protagonistas son Themba Zwane, jugador del Mamelodi Sundowns a Sibusiso Mbonani, del Polokwane City. El primero, Zwane, recibió un balón en carrera y encaró el borde del área cerca de la línea de córner donde se encontraba Mbonani. Lo más normal hubiera sido parar y buscar otra opción para seguir, pero Zwane se inventó un genial caño por debajo de las piernas de su rival con un toque sutil, que acabó con Mobnani literalmente roto y con la cabeza golpeando el césped del terreno de juego.


regate

La jugada, además de impresionar a los aficionados por la genialidad del regate, también terminó con los comentaristas riéndose a carcajadas por el final de Mbonani. Pero la historia no acabó ahí, ya que Zwane tuvo que pedir disculpas al finalizar el encuentro al humillado rival. "No quise avergonzarlo, pero vino corriendo hacia mí a toda velocidad y sus frenos fallaron en un momento crucial. Me disculpé con Mbonani después del partido, pero él me dijo que me pararía en la segunda vuelta".