Más allá de la floja actuación de la Selección Argentina en el Mundial de Rusia, algunos jugadores lograron valorizarse y son pretendidos por los principales equipos del mundo.


Es el caso de Eduardo Salvio, que deberá decidir cómo continúa su futuro futbolístico. El jugador surgido de las divisiones inferiores de Lanús, con gran presente en el Benfica de Portugal donde tiene contrato hasta junio de 2019, tiene ofertas por parte de dos clubes importantes de Italia, ​la Roma y el Inter, por lo que tendrá que juntarse con su representante para determinar en qué club desea jugar.


Las dos instituciones ya están al tanto de la cotización que le puso el conjunto portugués a la cláusula de rescisión del “Toto”, 60 millones de euros, y ahora resta esperar para saber quién ofrecerá mayor dinero o mejores beneficios en el contrato.


También pesará el proyecto deportivo, claro, y la influencia que sus coterráneos puedan ejercer en él. En la Roma están Federico Fazio, Diego Perotti y se sumó Javier Pastore, mientras que el Inter cuenta con Mauro Icardi como capitán y el flamante fichaje Lautaro Martínez.


Según los diarios "A Bola" y "Record", el Benfica quiere unos 20 millones por el futbolista de 28 años quien también tuvo un paso por el Atlético de Madrid entre 2010 y 2012.