​En plena disputa entre los ​clubes mexicanos y estadounidenses en la CONCACAF Champions League, que ayer dejó dos eliminados aztecas, los organismos de ambas Ligas han anunciado la creación de una nueva copa entre ambos y, además, ya estudian la posibilidad de que se juegue anualmente un All Star Game.


Por medio de su cuenta de Twitter, la cuenta oficial de la MLS en español confirmó la creación de la Campeones Cup, que se jugará entre el actual campeón estadounidense (Toronto) y el club azteca que se alce con el Campeón de Campeones en México.

En el caso del representante mexicano, saldrá de entre Tigres (campeón del Apertura 2017) y el monarca del actual Clausura 2018. El primer partido en la historia del certamen se disputará el próximo 19 de septiembre en el BMO Field de Toronto, Canadá. 

Por si fuera poco, las dos Ligas ya urden la creación de otro partido anual entre dos clubes estelares de cada país, con los mejores jugadores de sus respectivos torneos. Es decir, un juego de las estrellas en toda la extensión de la palabra.


Para Enrique Bonilla, presidente de la Liga MX, alcanzar acuerdos de esta clase con la MLS son el comienzo de un crecimiento exponencial en el fútbol norteamericano:


"Ambos vamos a crecer más fuertes y más fuertes y tener la oportunidad de competir con otros continentes, no solo dentro de Concacaf”, dijo.

Por lo pronto, hace unas horas el Toronto y el New York Red Bull dieron el golpe sobre la mesa en la CONCACHAMPIONS al eliminar a Tigres y Tijuana del torneo.


​​