​El derbi catalán suele ser uno de los más calientes de España. La rivalidad entre los dos equipos es muy, pero que muy elevada y siempre se viven grandes momentos de tensión. Además, tras la eliminación perica en Copa con previo intercambio de declaraciones con Piqué con protagonista, la tensión se podía cortar con un cuchillo.


Por si tanta polémica no era suficiente, tras anotar el ​gol del​ ​empate en el minuto 83, el central del FC Barcelona, Gerard Piqué, mandó a callar a la grada perica en su celebración tras haber recibido reiterados insultos hacia él y su familia por una parte de la afición espanyolista.

pique

​​

Durante todo el encuentro pudimos ver un espectáculo muy intenso con gestos de más de ambos equipos y un partido muy bronco por las condiciones climatológicas. Lo mejor del partido es que se ha saldado sin lesiones tras el lamentable estado del césped debido a la intensa lluvia que cayó en Barcelona