El partido de la Eredivisie entre el PEC Zwolle, cuarto clasificado, contra AZ Alkmaar, segundo de la tabla, nos dejó una de las imágenes de la semana a costa del defensa Bram van Polen.


A lo largo del tiempo hemos visto diferentes maneras de ejecutar un penalti y algunas de ellas han pasado a la historia con nombre propio por su singularidad o su complejidad mientras que otros serán recordados precisamente por todo lo contrario. Eso es lo que le sucedió al jugador del PEC Zwolle, Bram van Polen.


En el minuto 81 y con 1-1 en el mercador el defensa de los Países Bajos tuvo desde los once metros una ocasión de oro para poner a su equipo por delante y recortarle tres puntos al AZ Alkmaar, segundo clasificado de la Eridivisie. Pero Van Polen mandó la ocasión y el balón a las nubes.

El jugador ejecutó el lanzamiento y el balón cada vez cogía más altura pero no bajaba hasta que finalmente pasó muy por encima del larguero y acabó en la grada. Al ver que había errado el penalti, Van Polen se tiró al suelo llevándose las manos a la cara en señal de decepción pero acto seguido se levantó y regresó a su posición en la defensa.