​El equipo local aguantaba como podía, hasta que apareció Bale para sentenciar.

​​