Michael Arroyo abandonó el América en busca de continuidad, títulos y prestigio​ pero el ex-América no juega en Gremio y ni siquiera fue convocado para el Mundial de Clubes. .


​Si bien las dos últimas cuestiones las consiguió en Gremio con la Copa Libertadores, lo primero no pudo lograrlo: es suplente, casi ni entra e incluso no formó parte de la nómina que viajó a Japón para el Mundial de Clubes.


Micky

​Con apenas siete partidos en el conjunto de Porto Alegre, otra vez el extremo ecuatoriano de 30 años podría cambiar de club y buscar nuevos horizontes para 2018. Todo indica que quedó marginado por indisciplina.

​​

​​

​​La pregunta ahora es la siguiente: ¿Hay alguien que lo pueda controlar y quiera hacerse de sus servicios?