​El Real Madrid está muy descontento con la cantidad de lesiones que sufre Gareth Bale. En lo que lleva como madridista, el galés ha sufrido 24 lesiones musculares y ha estado casi un año sin jugar a fútbol.


La cúpula blanca se plantea venderlo, pero con una condición, que los equipos que lo quieran desembolsen la cantidad que ellos piden: 96 millones de euros. Unos pocos millones menos de lo que costó cuando fichó por el equipo de Madrid.

Según The Mirror, Manchester United y Tottenham no pierden de vista al internacional galés del Real Madrid y el club blanco por primera vez vería con buenos ojos una posible venta por debajo de los 105 millones que pagaron en 2013 al club londinense.