​Aunque verdaderamente nunca se fue, Zlatan Ibrahimovic y el Manchester United han hecho oficial su vinculación por una temporada.


El futbolista sueco, que se encuentra recuperándose de una lesión de rodilla, no renovó el contrato que le unía a los red devils la pasada temporada por lo que quedó libre a partir del 1 de julio.

A pesar de que se habló mucho sobre una posible marcha de Ibra a la MLS, finalmente el jugador ha decidido volver a ponerse a las órdenes de Mourinho para intentar levantar los únicos trofeos grandes que le falta: la Premier League y la Champions League.


​​Tal y como se había filtrado hace un par de días, el ex de Barcelona, Milan y PSG entre otros lucirá el número 10 luego que Lukaku se apropiase del 9 que lucía la temporada pasada. La salida de Rooney dejó libre el mítico dorsal que parecía destinado para James Rodríguez. Finalmente será Zlatan el que lleve la responsabilidad de portar el dorsal con más caché del mundo del fútbol.

Así, el Manchester United tendrá un ataque de auténtico lujo a partir de enero, cuando el sueco esté del todo recuperado. Lukaku, Martial, Rashford e Ibrahimovic son más que suficiente para alzarse con todos los títulos en liza.