​El Real Madrid venció ayer a la Fiorentina (2-1) en la XXXVIII edición del Trofeo Santiago Bernabéu quedándose el trofeo en casa por duodécima vez consecutiva. Los blancos no quitan el pie del acelerador y siguen con la dinámica de victorias de la temporada pasada, sin importar qué jugadores salgan al terreno de juego o si el encuentro se está disputando en un torneo amistoso.

​​Luca Zidane, el hijo del técnico y leyenda del club blanco, Zinedine Zidane, debutó anoche en el Santiago Bernabéu, jugando 45 minutos tras sustituir a Kiko Casilla tras el descanso. "Estoy muy contento por haber debutado en el mejor equipo del mundo", declaró el joven guardameta. Sin embargo el hijo de Zidane tuvo una acción en la que pudo haber provocado un gol en contra con el 2-1 ya en el marcador.


El portero blanco salió a cortar un centro y dejó escapar un balón que ya tenía agarrado y que podría haber caído a los pies de algún jugador de la Fiorentina, que habría rematado a placer para anotar el empate. El resto del partido apenas tuvo trabajo y el equipo italiano apenas le exigió durante su estancia en el césped.

Real Madrid v Fiorentina

Finalmente el Real Madrid se alzó con el Trofeo Santiago Bernabéu y todo quedó en un susto. Luca podrá seguir creciendo esta temporada en el Real Madrid Castilla en la Segunda División B. El guardameta se convirtió ayer en el tercer Zidane que pisa el Bernabéu y sueña con volver para quedarse.