El Madrid comenzó con muy buen pie LaLiga gracias a una cómoda victoria ante el Deportivo de la Coruña. No lo hizo, sin embargo, Sergio Ramos, que fue echado del terreno de juego por doble amarilla y que ya acumula 18 cartulinas rojas, convirtiéndose en el jugador más expulsado de toda la historia de la competición junto con Aguado y Alfaro.

TOPSHOT-FBL-ESP-LIGA-DEPORTIVO-REALMADRID

Sin embargo, tanto el club merengue como el propio jugador entienden que se trata de una sanción injusta, ya que consideran que el colegiado se debió ahorrar la segunda tarjeta amarilla.​ Es por esto que finalmente se han decidido a recurrirla ante el Comité y presentarán dos argumentos claros que contradicen con la versión del árbitro, tal y como se reveló en el programa 'El Chiringuito de Jugones' de Mega.


Mientras que el trencilla González González reflejó en el acta que "Sergio Ramos fue amonestado por el siguiente motivo: Disputar el balón a un adversario con el brazo en alto de manera temeraria", el Madrid piensa que no se trata de una acción temeraria. Además, la entidad blanca alega que es el rival el que se cuela en el espacio que ocupaba el madridista y que este sólo saltó en la disputa del balón.

Precisamente Ramos fue el primero que mostró su disconformidad con la decisión. Lo hizo tras el encuentro en zona mixta y también aprovechó para lanzar un 'palito' al estamento arbitral para que castigue los 'piscinazos' como el de Suárez en la final de la Supercopa. "Es cierto que quizás son más permisivos los árbitros tanto en la Champions como en partidos internacionales y quizá deberíamos hacer un poco más de hincapié en el fútbol inglés que dejan jugar más tiempo y que también toman decisiones a posteriori de cuando hay alguna acción donde un jugador intenta engañar. Ese tema también lo sancionan y esto haría una liga mejor la nuestra", declaró el andaluz.