INCREÍBLE | Las cláusulas más extrañas incluidas en un contrato

Hay ocasiones que los jugadores se ponen cabezones y exigen inusuales demandas para fichar por un equipo. Si el club de verdad está interesado, no le queda más remedio que ceder...

Otras veces son los clubes o las manías de algunos técnicos las que llevan a incluir algunos disparates en los contratos. Aquí repasamos algunas extrañas cláusulas exigidas por jugadores cuando iban a firmar por grandes equipos de Europa. Algunas son inimaginables. 

5. Neymar - No sin los toiss

Cuando el Barcelona negociaba con Neymar para cerrar su fichaje, el crack brasileño puso una condición indispensable para su contratación. Sus amistades eran una pilar importante en su vida. Por ello, el futbolista exigía que sus amigos de Brasil pudiesen viajar a visitarle cada dos meses y pudiesen hacer todo lo  que ellos quisiesen. Y el club catalán debía correr con todos los gastos. 

4. Ronaldinho - La fiesta como forma de vida

Ronaldinho nunca ha ocultado su gusto por la noche y las buenas fiestas. Así, cuando el crack fichó por el Flamengo en 2011, lo hizo con la condición de que el club brasileño le concedía permiso para salir de juerga ¡¡dos veces a la semana!!. Por su puesto, acabaron cediendo con tal de tener a Ronaldinho en su plantilla.

3. Pogba - A la Juventus no le cae bien el PSG

En una de las renovaciones que Pogba firmó con la Juventus, el club turinés le impuso una cláusula de rescisión de 60 millones. Sin embargo, había un club que debía pagar más si quería llevarse al crack francés. En el contrato se incluyo una cláusula que decía que si era el PSG el que quería llevarse al futbolista, el valor del futbolista ascendía hasta los 70 millones. Al final, el jugador dejó la 'vecchia signora' para marchar al Manchester United a cambio de 105 millones. 

2. Rolf Christel Guié-Mien - Un 'master chef´' para su mujer

Cuando el Eintracht de Frankfurt se interesó en el mediocentro congoleño, el jugador puso una curiosa condición. Rolf Christel quería que el equipo alemán pagase unas clases de cocina para su mujer, puesto que él consideraba que facilitaría su asentamiento a la Bundesliga. En la red circulan algunas fotos del futbolista sin camiseta que evidencian que mal no comía. 

1. Sam Hammam y Spencer Prior - El rito de iniciación

Cuando Sam Hammam era entrenador del Cardiff, exigía incluir una cláusula bastante desagradable a aquellos jugadores que no hubieran nacido en Gales. En 2001, el defensa inglés Spencer Prior abandonó el Manchester City para fichar por el Cardiff. Sin embargo, no podía creer algunas de las cláusulas que firmó en su contrato. Para estar en el equipo, debía comer ¡¡el cerebro y los testículos de una oveja!!.