Marcar un gol, en la primera jornada y darle 3 puntos a tu equipo siempre será una sensación inigualable, pero Nicolai Muller, el centrocampista del Hamburgo, se excedió un poco con el tema. Adelantó a su equipo apenas al minuto 7 pero en la celebración corrió hacía el córner brincando y celebrando cuando en una mala pisada, se acabó tropezando y se lesionó fuertemente la rodilla


​​

El autor del gol intentó regresar al partido y luego de un par de minutos dentro de la cancha, tuvo que salir de cambio por Aaron Hunt quien ocupó su puesto. Sin duda una de las cosas más curiosas que veremos en esta temporada en la Bundesliga, apenas en la jornada uno.