​El histórico goleador de Atlas va a cumplir el sueño de jugar en el club que es hincha. Lo llamaron desde la dirigencia y le comunicaron que jugará en River. Se le cumplió el sueño...


Wilson Severino quedará en la historia del fútbol argentino. Luchador nato, que se levantaba a tempranas horas de la mañana para ir a entrenar y para luego del mismo, ingresar a su trabajo para poder mantener a su familia. Cumplió uno de sueños. Volvió del retiro para jugar frente a River, aunque sea 5 minutos.


Tras emocionarse por compartir cancha con Leo Ponzio, su ídolo, Severino recibió una gran noticia por parte de los dirigentes de River. "Me invitaron a jugar con el Senior de River, que es algo que me tiene re emotivo. Me mandaron un mensaje hace un ratito nomás. No sé dónde puede terminar mi vida, lo que sí sé es que la voy a seguir peleando por mi hijo, por mi familia y por toda la gente que la pelea como yo", contó en radio Monk. "Sería un sueño jugar un partido con Francescoli o con Ortega. Me caigo sentado", lanzó entre risas el cordobés de 37 años. 



Además, contó sus sensaciones luego del encuentro en Salta. "Estamos entrando en una relación linda. Hablé con Ponzio y le mandó un saludo. La camiseta de Maidana se la regalé. Me la está haciendo un poco difícil y tiene razón. Yo disfruté un montón de tiempo con el fútbol y ahora capaz que me merezco esto y tengo que empezar a ser papá. Me la hace difícil pero voy a luchar para ganarme el corazón de mi hijo con la misma garra con la que tenía dentro de la cancha", dijo.