El brasileño lleva siendo relacionado con el Barcelona varias semanas, pero el enrocamiento del Liverpool ha impedido que las negociaciones fluctuasen entre los clubes. No obstante, la petición del transfer request ha sido definitiva para aclarar la voluntad del jugador.


Philippe Coutinho llegó a Anfield en 2013 con el cartel de gran promesa a cambio de 13 millones. A día de hoy, el valor de mercado se ha quintuplicado, puesto que según el portal web Transfermarkt era de 9 millones, por los 45 de ahora. Sin embargo, el momento en el que se encuentra el mercado de transferencias unido a la gran cantidad de dinero que tiene el Barcelona tras la venta de Neymar, provocan que el Liverpool tenga una exigencia económica abrumadora.


Jürgen Klopp fue claro cuando le preguntaron sobre la posible marcha de uno de sus futbolistas más importantes, a lo que él explicó que no necesitan dinero y que no quieren venderle. Sin embargo, el mismo Coutinho pidió que se le dejase salir, por lo que ahora se trata de llegar a un acuerdo entre los clubes, con el Barcelona ofertando 100 millones y el Liverpool pidiendo 150. El club alega que tiene molestias y no está disponible para entrar en la convocatoria, pero la voluntad del jugador de no volver a vestir la camiseta red y no ser inscrito en la Liga de Campeones, invitan a pensar que se encuentra negociando su salida. Tocará ver que sucede de aquí al día 31, donde se cerrará el mercado, y si llega de la mano de Ousmane Dembélé para hacer que los culés recuperen la ilusión y el amor por sus efectivos en la ofensiva.


El brasileño no disputó un solo minuto del primer partido de la Premier League ni tampoco del de ayer ante el Hoffenheim, correspondiente a los play-offs clasificatorios para la fase de grupos de la UEFA Champions League.