​El fútbol todo lo puede. Cuando pensamos que ya habíamos visto todo tipo de jugadas curiosas y las sorpresas se habían terminado, el fin de semana en el ascenso argentino pasó algo totalmente fuera de lo común.


En la cancha del Deportivo Armenio, se enfrentaban Acassuso y Tristán Suárez, por la Primera B Metropolitana, donde el Quemero ganó 4 a 1. La curiosidad se dio en el primer gol del partido, ya que llegó tras un pase totalmente involuntario del árbitro, Leandro Rey Hilfer.


Luego de un lateral, le quedó a uno de los futbolistas de Ssuso, que tocó de primera para tratar de conectar con su compañero. Pero quien desvió la pelota fue el juez, y terminó dejando mano a mano con el arquero a Damián Salvatierra, que definió por abajo y convirtió.


Algunos se animaron a decir "a lo Román", o "a lo Bochini" por la efectividad del pase de primera, pero al ver la imagen queda claro que la máxima autoridad del partido no lo hizo adrede ni mucho menos, sino que el toque casi imperceptible (ni siquiera el relator del partido se dio cuenta) fue una cuestión del juego y, a pesar de no haber sido vista anteriormente, no se puede dudar que no tuvo la intención de realizarlo.