5 grandes futbolistas que casi se retiran antes de lo esperado

Joaquín Jary
Cuando estás a punto de retirarte pero tu corazón te pide más
Cuando estás a punto de retirarte pero tu corazón te pide más / Shaun Botterill/GettyImages
facebooktwitterreddit

La carrera de los futbolistas tienen altibajos y sorpresas. Algunas figuras que parecen haberlo tenido servido tuvieron más complicaciones que palmadas en la espalda y comodidades. A continuación, 5 cracks que casi cuelgan los botines antes de lo esperado:


5. Wayne Rooney

Wayne Rooney
Wayner Rooney acabó siendo ídolo del Manchester United. / Laurence Griffiths/GettyImages

Siendo un juvenil en las academias del Everton, Wayne no quería saber nada con jugar en otra posición que no fuera de la de centrodelantero. Su temperamento le solía jugar malas pasadas, al punto de amenazar con dejar de jugar. Sin embargo, un entrenador lo convenció de que debía aprender y Rooney al poco tiempo debutó en la primera del club inglés.

Símbolo de la Premier League. Ídolo del Manchester United.

4. Paulinho

Paulinho
Un besito para los que no confiaban en mí. / Alex Caparros/GettyImages

El volante brasileño estuvo a punto de dejar el fútbol después de sus experiencias en Lituania y Polonia: sufrió el racismo y que no le pagaran siendo apenas un adolescente.

Regresó a Sao Paulo -ciudad natal- con la decisión tomada de dejar el fútbol. Pero el nacimiento de su hija le cambió los planes. Paulinho se prometió darle la mejor vida que pudiera y entendió que el fútbol sería la herramienta que se lo permitiría.

La peleó en clubes menores de Brasil hasta su gran explosión en Corinthians que le permitió llegar a Europa. Prohibido claudicar. Jugó en el Barcelona.

3. Miroslav Klose

Miroslav Klose
Cuando te confirman que dejas de ser carpintero. / Michael Regan/GettyImages

El goleador histórico de la Copa del Mundo no comenzó su carrera fácilmente. Nacido en Polonia, Klose debió exiliarse a Alemania -cuando era niño- junto a su familia para escapar del comunismo.

Desde ese momento, persiguió el sueño de ser futbolista. Pero tenía la obligación impuesta por su padre de tener un título de formación profesional.

Hasta los 21 años, que llegó a la Primera del Kaiserlautern, el delantero acompañó a la pelota con su trabajo de carpintería. Los padres comprendieron que la pala no era para él y que sus goles iban a valer.

2. Lorenzo Insigne

Lorenzo Insigne
Cuando el dueño de la pelota no tiene lugar en el partido que quiere. / Francesco Pecoraro/GettyImages

La carrera de Insigne podría haber finalizado incluso antes de comenzar. Su sueño era jugar al fútbol en el club del cual era hincha, pero los encargados de incorporarlo a las inferiores del Nápoli veían en su altura un problema sin solución (hoy mide 1,63 m). Por suerte, insistió y no aceptó el no como respuesta.

Hoy es un pseudo Dios Napolitano.

1. Didier Drogba

Didier Drogba
Cuando observas atrás y te felicitas por no claudicar. / Ian Walton/GettyImages

Drogba dejó su país natal para irse a vivir a los suburbios de París con su tío futbolista, intentó jugar al fútbol allí, pero no llamó cautivó la atención de nadie.

A sus 18 años, cuando terminó el colegio, partió hacia la ciudad de Le Mans a estudiar Contaduría mientras se jugaba sus últimos cartuchos en el deporte.

Las lesiones también fueron un contratiempo importante que casi lo obligan a soltar el sueño de ser futbolista. Pero no fue así. Afortunadamente, consiguió entrar en un club en 2002 y firmó su primer contrato profesional con Guingamp.

El nudo y desenlace ya lo conocemos. Goleador de época. De los mejores talentos surgidos de Costa de Marfil e ídolo absoluto en el Chelsea. Didi, amigos.

facebooktwitterreddit