Ayer se jugó el derbi de Barcelona que enfrentaba al Espanyol con el FC Barcelona en el RCDE Stadium. Este partido es de máxima rivalidad por lo que durante el tiempo de juego no existen los amigos, cosa que termina cuando el árbitro pita el final. Y ayer no fue una excepción, durante el partido e incluso los días previos, Leo Baptistao y Neymar fueron enemigos pero cuando finalizó el encuentro se acercaron y se saludaron de una forma muy particular.


​​El FC Barcelona se impuso por 0 goles a 3, los jugadores de ambos equipos se estaban dando la mano en señal de deportividad y Neymar y Leo se encontraron. Lo más normal sería pensar que, sabiendo que los dos son amigos, Neymar diera un abrazo de consolación a su compañero pero antes de esto hicieron un saludo en el que se chocaron la mano y bailaron de una forma un tanto extraña, similar a la de un mc cuando está rapeando. Después de esto, Neymar agarró a Leo Baptistao y se fueron juntos hacia los vestuarios.