A los buenos jugadores se les mide por su calidad, su golpeo su potencia....en general, por sus capacidades a la hora de jugar al fútbol. Sin embargo en un equipo siempre tiene que haber uno o varios líderes que tiren del carro en los momentos adversos.


Hoy vamos a recordar seis casos de futbolistas que nunca se rindieron y ayudaron a ganar a su equipo en situaciones complicadas. Aquí van varios ejemplos de jugadores que nunca tiraron la toalla cuando la cosa se puso fea.


Cesc Fàbregas

,mn

El actual jugador del Chelsea no ha conseguido llevarse el cariño de los aficionados 'blues' que le consideran culpable de la mala situación del equipo. No obstante, hubo un tiempo en el que el catalán era un jugador indiscutible en el Arsenal. Un auténtico líder que en 2010 ejerció como tal ante el FC Barcelona en una eliminatoria de Champions League.


Ambos equipos se veían las caras en la ida en el Emirates Stadium en un partido en el que el Barça se puso 0-2 sin demasiado esfuerzo. La reacción del Arsenal fue tardía pero gracias a Walcott y a un renqueante Fàbregas consiguieron poner el empate final. Cesc arrastraba molestias en la rodilla, pero quiso convertir ese penalti que le concedía a los 'gunners' la igualada. El centrocampista acabó los últimos cinco minutos cojeando ostensiblemente.


Éric Abidal

Muchas veces también se puede ser un líder fuera de los terrenos de juego. No tirar nunca la toalla es una filosofía que no sólo se debe aplicar en el fútbol, sino en la vida en general. Si no que se lo digan a Abidal, ejemplo de superación.


Al francés se le detectó un tumor en el hígado en 2011 y dos años más tarde recibía el alta médica y volvía a jugar al fútbol de élite de la mano del Mónaco y posteriormente en el Olympiacos griego.


Steven Gerrard

jn

Si hay un jugador que nunca ha tirado la toalla en el terreno de juego y ha luchado hasta el final, ese es Steven Gerrard. El eterno capitán del Liverpool ha realizado muchas hazañas imposibles gracias a su fe ciega y su sacrificio por el equipo de su vida.


Pero sin duda la más recordada fue la de la final de la Champions de 2005. El Liverpool iba perdiendo 0-3 al descanso con el Milán y Gerrard capitaneó la remontada anotando el primer gol alentando a sus compañeros y afición de que era posible. Finalmente el conjunto de Merseyside se hizo con el título en la tanda de penaltis.


Carles Puyol

Ejemplo. Esa es la palabra que define a Carles Puyol. El que fuera capitán del Barça y de la Selección Española siempre ha reunido todas las características de un jugador ejemplar. Nunca tiró la toalla en ningún partido y siempre dejó todo sobre el terreno de juego.


Y ese esfuerzo habitualmente tiene su recompensa. Uno de los partidos más recordados para Puyol será aquella semifinal del Mundial de Sudáfrica ante Alemania. El equipo español estaba atascado en ataque y todo hacía indicar que se llegaría a la prórroga con el 0-0. Pero ahí apareció Puyol a la salida de un córner para rematar a gol por encima de los alemanes, que no eran bajitos precisamente.


Vincent Kompany

mjb

Otro ejemplo de jugador al que todo entrenador querría tener por su compromiso es Kompany. El belga se partió literalmente la cara por su selección en un partido de clasificación para el Mundial de 2014.


Bélgica se la jugaba contra Serbia y el defensor sufrió un fortísimo choque en la cara. Este se negó a abandonar el terreno de juego y disputó lo que quedaba de encuentro con la nariz rota, además de la cuenca del ojo agrietado y una conmoción cerebral. Finalmente, el equipo internacional consiguió la victoria.


Sergio Ramos

El Real Madrid consiguió en 2014 la ansiada décima Champions League para sus vitrinas. Un trofeo que no hubiese sido posible de no ser por el pundonor y la fe de Sergio Ramos, que siguió creyendo siempre hasta el final.


El club merengue iba perdiendo 1-0 ya transcurrido el tiempo reglamentario, y en una de las últimas jugadas del encuentro subió a rematar en un córner sacado por Modric. Y vaya si remató. Nada pudo hacer Courtois y tras el gol el Atlético se vino abajo físicamente, lo que posibilitó la remontada.


Este artículo ha sido patrocinado por Creed. Creed: Corazón de Campeón”, cuenta la historia del hijo de Apollo Creed (Michael B. Jordan), y explora un nuevo capítulo en la historia de “Rocky”, protagonizada por el nominado Oscar Sylvester Stallone en su emblemático papel.