El Real Madrid empató a dos contra el Sevilla en un partido repleto de polémica. El VAR anuló un gol a los blancos y les señaló un penalti por una todavía más polémica mano de Eder Militão.


El empate estuvo repletos de acieros del Real Madrid. Destacamos los dos más importantes.


1. La entrada de Asensio

Asensio

El Real Madrid había dado un paso hacia adelante. Comenzó a cercar al Sevilla en su portería. Dominaba, pero le faltaba eficacia en los últimos metros. Zidane quiso solucionarlo dando entrada a Asensio y no se equivocó. Apenas llevaba un minuto sobre el césped cuando marcó el gol del empate.


2. No rendirse

Toni Kroos

Este es un artículo sobre aciertos y errores del Real Madrid y no podemos entrar a señalar la actuación arbitral. No verás en estas líneas si Munuera Montero actuó bien o no al señalar la mano de Militão. Lo que sí que podrás leer es que los blancos no se cayeron tras el gol. Pese a la polémica, continuaron jugando y llegando al área rival. El esfuerzo tuvo mérito. Kroos marcó desde fuera del área.


Sin embargo, también dejó errores manifiestos que Zidane debe corregir.


3. Balón parado

El Sevilla marcó a balón parado

El Real Madrid fue débil a balón parado. Los blancos no tuvieron nada que hacer contra la estrategia de Lopetegui y la potencia en el juego por alto de Koundé, Diego Carlos o Fernando. Precisamente en una jugada ensayada llegó el primer gol. Rakitic tocó de cabeza en el área y se la dejó a Fernando, que controló, recortó a Casemiro y disparo.


4. Los errores de Vinícius

Vinícius

Vinícius no tuvo su noche. El brasileño volvió a estar fallón en jugadas claras. Tuvo varias oportunidades para marcar, pero no envió el balón entre los tres palos. El gol es su gran asignatura pendiente; el partido contra el Liverpool fue un espejismo.


5. Dejar escapar LaLiga

El Sevilla empató con el Real MAdrid

El Real Madrid no podía dejarse puntos hoy, menos todavía jugando como local. El Atlético de Madrid y el Barcelona empataron, el conjunto dirigido por Zidane, por primera vez, dependía de sí mismo para ganar el título. No consiguió la victoria y ha dejado pasar la oportunidad. Puede que no haya otra.