​4 partidos de LaLiga. 360 minutos de partido. Desde el 19 de enero. Ese es el tiempo que lleva ​Leo Messi sin conseguir marcar un gol en la competición doméstica, un tiempo que coincide con el mismo que lleva el ​Barça sin otra de sus estrellas, Luis Suárez. 31 remate, 15 de ellos a portería y ninguno gol. Sin el uruguayo el Barcelona ha perdido gol y Messi a su mayor socio. Aunque siempre fuese Leo el que le sirviese los goles a Luis, el charrúa generaba en las defensas espacios que el 10 podía aprovechar, movimientos que ni Griezmann ni Anu Fati practican y que están lastrando los números del mejor del mundo. 



El 12 de enero el Barça comunicaba que Suárez estaría 4 meses de baja, no ha pasado ni uno y el equipo va jornada tras jornada a rebufo del Madrid, está eliminado de Copa y la Champions, sin Messi, se hará más cuesta arriba de lo que ya parecía que se iba a hacer visto el fútbol tan plano que practica el equipo. Los goles son el alimento de las victorias y, normalmente, en el equipo culé van unidos a Leo. Sin su socio, el argentino ha visto lastrada su buena racha hasta ese partido frente al Granada que fue el debut de Setién y último encuentro donde vio portería. Los encuentros en el Camp Nou han pasado de ser paseos para Messi a citas con el fallo y la desesperación y eso lleva a que todo el equipo se contagie de lo mismo, ayer otra prueba más: el Getafe fue superior al Barcelona pese a la derrota. 


7 asistencias de gol sumaba Suárez antes de su Lesión, Leo suma 15 goles. La mitad de los tantos del argentino nacieron de las botas del uruguayo que ahora ha dejado huérfano al 10. El uno sin el otro no funcionan. Siempre se ha dicho que qué será del Barça cuando Messi no esté, de momento sabemos qué es de Messi cuando no tiene a nadie que le acompañe, igual que el Argentina. 


¡No te olvides de seguirnos también en nuestra cuenta de Instagram, 90min_es, y nuestra cuenta de Twitter, @90minespanol!