​La final entre las​ Águilas del América y Rayados de Monterrey sigue dando de que hablar, sobre todo después de que el presidente de la comisión de arbitraje, Arturo Brizio, haya revelado los detalles del castigo que le impuso al silbante César Ramos tras el error de no marcar un penal a favor del América cometido sobre Guido Rodríguez, que hubiera cambiado sin duda alguna la historia.


Arturo Brizio confesó que se castigó al silbante no por haberse equivocado al no sancionar el penal, pues esa fue su interpretación, pero si por no cumplir con el protocolo como se debe en la revisión del VAR:


"Platicando con César Ramos me dijo que fue una jugada gris, en términos arbitrales gris es que puede ser o no ser, entonces si fue gris mi pregunta a él fue: ¿Por qué no la revisaste a cabalidad? ¿Por qué fuiste nueve segundos a la pantalla? ¿Por qué no revisaste todas las tomas posibles? entonces el tema fue que mi árbitro mundialista no cumplió con el protocolo del VAR", explicó.


César Ramos solamente revisó la jugada por 9 segundos y determinó que no existía penal, en una jugada como esta el árbitro tendría que haber revisado distintas tomas y si eso le llevaba arriba de un minuto no tendría importancia, pero no lo hizo de esa manera.