​El fútbol femenino ya es profesional en la Argentina y está en una etapa de crecimiento. Es un proceso que será largo, pero muchos clubes tomaron la responsabilidad de apostar por las chicas.


Mientras de a poco comienzan a ser televisadas, consiguen nuevos sponsors y más fanáticos que se acercan a los estadios, hoy el campeonato femenino fue noticia por un increíble hecho que ocurrió en el partido entre UAI Urquiza y Racing.


UAI ganaba 2-0 por los goles de Mariana Larroquette y Dalila Ippólito, cuando ocurrió un increíble hecho. La árbitra Roberta Echeverría decidió sacarle la tarjeta roja a una persona que se encontraba en la tribuna. 


¿El motivo? Estaba insultándola a ella y a algunas de las jugadoras. El hombre la había acusado por cobrar dinero para tomar las decisiones en el encuentro y por eso tomó esa drástica decisión.


La sanción no tardó en hacerse ​viral, ya que es algo realmente inédito en el fútbol. Hay expulsiones a jugadores, entrenadores y hasta miembros del cuerpo técnico, pero nadie se imaginaba que podían echar a alguien de la tribuna. Echeverría tomó esa decisión y no pasó desapercibida. ¿Se repetirá en el futuro? ¿Marcará tendencia para que se regularicen estos casos? Parece difícil.