​El conjunto blanco enlaza ya 17 encuentros consecutivos sin conocer la derrota desde aquel 19 de octubre del pasado año cuando se vieron sorprendidos en Mallorca. Desde entonces son once victorias, seis empates y un título, el de la Supercopa de España que se llevaron en los penaltis ante el Atlético de Madrid. Y hoy, a expensas de lo que haga el FC Barcelona esta noche, son también líderes de ​LaLiga.


Nadie diría que viendo como comenzó la temporada el ​Real Madrid pudiera estar donde está ahora mismo y atravesando este gran momento de forma, pero Zinedine Zidane ha conseguido reponerse a las críticas, a las bajas y a todos los contratiempos para resucitar al equipo. El técnico francés ha sido capaz de sacar el máximo partido a todas sus piezas y recuperar algunas que se daban por perdidas para llevar a los suyos hasta lo más alto.


Raphael Varane,Sergio Ramos


Una resurrección la madridista que se fundamenta en la solidez defensiva que dan dos hombres como Sergio Ramos y Varane, muy inspirados últimamente, y un Thibaut Courtois que trata de meterse en la lucha por el Trofeo Zamora. Pero también en la versatilidad de sus esquemas del centro del campo en adelante que le ha permitido encontrar alternativas cuando las bajas le han privado de sus mejores hombres.


El técnico galo ha pasado por el 4-3-3, el 4-4-2 con un mediapunta, el 4-1-4-1 e incluso el 4-5-1 con una sola referencia ofensiva y dejando las bandas más liberadas, y con todos ellos ha conseguido sacar buenos resultados. Ayer, tras varias semanas de pruebas que más o menos funcionaron, regresó a su sistema inicial y de nuevo funcionó, aunque sus futbolistas no fuesen los teóricos titulares.


FBL-KSA-ESP-SUPERCUP-VALENCIA-REAL MADRID


Esta variedad de sistemas y la capacidad de sus futbolistas para adaptarse a ellos ha permitido además que el Real Madrid haya dejado de vivir de los goles de Karim Benzema, que prácticamente había monopolizado esta faceta del equipo hasta su lesión. Los dos tantos que marcó ayer Casemiro son la culminación de este hecho que ha vivido el equipo en los últimos encuentros ya que ninguno de sus delanteros ha sido el autor de los últimos ocho goles.


De este modo Zidane no ha dado solo con la tecla para no perder partidos, que también, sino que ha conseguido hacer el equipo menos previsible, más impredecible para los rivales y más diverso en cuanto a posibles protagonistas iniciales se refiere. Valverde se ha erigido como una pieza clave, ​Kroos y ​Modric han recuperado su mejor nivel, ​Isco ha vuelto para quedarse y tan solo falta que los suplentes también marquen.


FBL-KSA-ESP-SUPERCUP-VALENCIA-REAL MADRID


Este buen momento, esta capacidad que ha demostrado 'Zizou' para reinventar al equipo cuando ha sido necesario, de enchufar a titulares y suplentes, de encontrar una buena rotación, recuerda al conjunto que en 2017 logró el doblete y eso son muy buenas noticias. Zidane ha logrado recuperar al mejor Real Madrid de la mano de sus hombres de confianza y con una versatilidad que les permite mirar al resto de títulos de la temporada.