​Tras la derrota que el Granada sufrió 1 a 2 en la visita al Osasuna por la Jornada 37 de La Liga, el guardameta mexicano, Guillermo Ochoa, rompió una de las marcas más devastadoras en la historia del balompié español. Con 80 goles recibidos en una sola temporada, el ex Málaga se convirtió en el portero más goleado en toda la historia del campeonato español. 


La marca que quebró Ochoa le pertenecía al meta español Ignacio Aizpurúa, que en la temporada 1995-96 recibió 79 goles en 40 jornadas jugando para el Salamanca. Además, el récord negativo del mexicano podría ampliarse aún más, ya que resta una fecha por disputarse en La Liga, y en ella se enfrentará al Espanyol. 



No obstante, es pertinente recordar que Ochoa también es el portero con más atajadas realizadas en las mejores 5 ligas de Europa en la presente campaña. Según datos de ​Squawka hasta el 7 de Mayo del presente año, el arquero del Granada registraba 156 atajadas realizadas por encima de Lukasz Skorupsk(137), Tom Heaton(135) y Gianluigi Donnarumma (133).

​​