El apellido de Zidane tiene una gran carga futbolística a sus espaldas. Un heredero de Zidane debe ser elegante y osado, con una gran técnica, incluso si es portero. Y Luca Zidane no decepciona… al menos con su juego de pies.


El pasado fin de semana el Real Madrid Castilla de Luca Zidane perdía por 3-0 ante el Deportivo Fabril. El portero recibió un balón en el área pequeña y al verse presionado por dos delanteros rivales tuvo la sangre fría de regatear a uno de ellos con una croqueta.


Como hemos podido ver en el vídeo, un fallo le podría haber costado muy caro al guardameta del Castilla. Cualquier portero con poca confianza en su juego de pies habría mandado un pelotazo hacia arriba para mandar el balón lo más lejos posible pero Luca está hecho de otra past. El guardameta prefirió sacar el balón jugado de una forma totalmente espectacular.