¿Culpa del defensa, del portero o de la astucia de Bale? Esa patada voladora sí intimida pero...