La infiltración: ¿Una buena solución?

    Juan Carlos
    Lecturas
    Comentarios

    No es la primera vez que un jugador de futbol recurre a la infiltración. Esto es debido a que el jugador tiene algún dolor en cualquier parte de su cuerpo y con una inyección, ese dolor desaparece.


    Actualmente en nuestra liga existen muchos jugadores que recurren a este tipo de prácticas. Uno de ellos es Sergio Ramos, que el otro día jugó infiltrado en Old Trafford por tener un fuerte dolor en el hombro derecho (Contractura Muscular) producida en el partido en el que se enfrentaba contra el Rayo.


    Es una técnica que si se aplica de modo correcto puede ser ventajosa y buena pero, si se aplica de una forma irregular por personal no cualificado, puede llevar acarrear una lesión aún mayor.


    Todos los futbolistas que están en la alta competición tienen una vida muy limitada, futbolísticamente hablando, para poder competir al máximo nivel y dar lo mejor de sí mismos.

    La infiltración consiste en inyectar en la zona afectada una serie de antiinflamatorios derivados de hidrocorticoides, aplicados junto a anestésicos locales o lidocaínas, que actúan en la zona propensa al dolor para camuflarlo o aliviándolo para que el jugador pueda  proceder a jugar el partido.


    Generalmente durante la semana de preparación para un partido, los servicios médicos de los clubs son los encargados de llevar el seguimiento de los jugadores más tocados pero la elección de jugar infiltrado es personal y a petición del jugador.


    Este tipo de prácticas, si no se llevan a cabo por personal especializado, pueden acarrearle más problemas que los sufridos porque el dolor es un sistema de defensa que hace alertar al cuerpo de un daño sufrido en una zona en concreto y camuflar ese dolor es muy probable que esa lesión pueda llegar a ser mayor.


    El ex jugador del Atlético de Madrid “Kiko” solía tener por costumbre de jugar cada domingo infiltrado para poder ayudar a su equipo, esto le llegó a causar una lesión mayor en sus tobillos.


    A esto le podemos añadir que las infiltraciones no se consideran doping porque para considerarse como tal el jugador debe ingerir una sustancia de un listado de medicamentos o consumir un tipo de droga. Los analgésicos y los calmantes no entran en este tipo de sustancias.


    ¿Cómo ves que esta práctica sea legal y permitida en el mundo del futbol?


    Sígueme en @Lounge78